sábado, 7 de marzo de 2009

Los buenos...

... no pueden abandonarnos. Los prejubilan, se los llevan de la conchinchina, pero al final vuelven. Es el oficio, que puede sobre la burocracia, las crisis y los consejos de administración. Por eso Rosa María Calaf ha vuelto. Sólo se nos fue de vacaciones. Ya no habrá más entrevistas de despedida. Quien la busque, que vaya a Barcelona.

4 comentarios:

Miguel dijo...

Ole.*

Arantxa dijo...

Me encanta esta mujer. La echo de menos en la tele

Mario dijo...

Pero no es bueno que los buenos estén en los despachos. Por cierto, grande y bueno Batalla, al que ella sustituye. Es el mejor periodista de Internacional de España

Toñi dijo...

Al menos no nos la han mandado al asilo, Mario. Algo hará para estar todo el día pegada a la gente, "para contarle a la gente lo que le pasa a la gente", que dice mi prima Mari