martes, 3 de marzo de 2009

El bloqueo

El Gobierno de Israel no es la gente de Israel, por más que un alto porcentaje de ella lo haya elegido en las urnas. Digo esta obviedad porque hay quien no sabe diferenciar entre el político que toma las decisiones que le convienen (como un bombardeo sobre Gaza) y el pueblo llano (que en ocasiones secunda sus absurdas decisiones, y en ocasiones no). Todo esto viene a cuento de que algunas organizaciones están pidiendo que Joan Manuel Serrat anule el concierto que en mayo pretende dar en Tel Aviv. Y a cuento de que hay quien ha puesto el grito en el cielo porque Israel ha sido invitado a una exposición en el Museo de la Ciencia de Londres, en la que se glosan los logros de las principales universidades del país. No creo que el bloqueo a unos gobernantes deba ser el bloqueo a un pueblo, insisto, por más que parte de él los haya elegido. Tomar la parte por el todo es un error. No se puede criminalizar a los que viven bajo la misma bandera, porque haya un puñado de criminales de guerra. Las generalizaciones nunca son buenas.

2 comentarios:

Anuska dijo...

No es justo, pero si no votaran a esos gobernantes no tendrían que ser víctimas de ese bloqueo; no creo que alguien de izquierdas como Serrat deba ir allí

besos

Batalla dijo...

Efectivamente, es como el caso de la feria del libro de ¿París? ¿Frackfurt? No lo recuerdo, pero también allí hubo problemas. Israel es todos los israelíes, pero todos los israelíes no son el Gobierno de Olmert, de Livni, de Netanyahu. Por cierto, regreso a Tel Aviv en mayo...