lunes, 12 de mayo de 2008

Amén

Una no es precisamente de rompe y rasga, pero no es eso. Es que nos hemos pasado de la raya. Ni niños de domingo ni triunfitos despelotados. La náusea (mejor, la vergüenza ajena) marca los límites. Para vosotros y para nosotras. Qué razón tiene el heterónimo femenino del Jefe.

4 comentarios:

Lazarov me marea dijo...

qué razón tiene, tenéis... me sumo a tu aseveración y, desde mi ateísmo convencido repito: amén, amén, amén. ah! y me quedo con una frase (porque voy a usarla mucho): "¿Qué iba a hacer hoy Sophia Loren con uno de estos gualtrapas?". Grande...

Pitu dijo...

QUEREMOS HOMBRES NORMALES!!!!

Esmeralda dijo...

Este tipo es estupendo....... podía haber más como él, y con 30 años menos

una gallinita dijo...

ay, eso llevo diciendo yo media vida