sábado, 31 de mayo de 2008

Aleluya

Rufus Wainwright cierra su concierto en el Monasterio de la Cartuja con el Aleluya de Cohen. Más que una versión, un escalofrío. Cuando me levanto, en el correo, me encuentro que me han alegrado la mañana con una variante aún mejor, la de Jeff Buckley. Lo imposible es real, es aún más emocionante, es más verdad que la de Rufus. Duele. Un día que arranca con tanta belleza tiene que ser forzosamente bueno.

But love is not a victory march

It’s a cold and it’s a broken hallelujah...

4 comentarios:

Olivia dijo...

Bueno es poco, como habrás comprobado. Un beso.

Antonia dijo...

¡¡¡¡Cómo es el amor!!!!

Herblay dijo...

Ay, es verdad, "bueno" se me quedaba corto. Muy corto. Ay...

Ariza dijo...

Joder...