viernes, 16 de octubre de 2009

El paso perdido

Aquí tenemos al presidente del Gobierno de visita en el Yad Vashem de Jerusalén, dentro de su ronda por Oriente Medio. Contempla los rostros de algunos de los judíos asesinados en la Segunda Guerra Mundial en esa sala que estremece al más recio. Dicen los cronistas que se emocionó hasta extremos insospechados en este presidente poco expresivo. Dicen que aseguró que va a "mojarse" por lograr la paz entre palestinos e israelíes. Pero lo cierto es que ni siquiera su superministro Moratinos tiene ya el peso de antaño en la zona. Hemos perdido fuelle. Nada queda de la impronta de España, aquella que logró la conferencia de paz de Madrid, la construcción del aeropuerto de Ramala, la mediación de la ONU. Hoy somos un interlocutor más, al que se le llena la boca con la Alianza de Civilizaciones y las Tres Culturas que tanto entusiasman a Obama. Ya no podemos levantar la voz y ser escuchados como ocurrió un día. Hemos perdido el paso como mediador potente en el conflicto. Ojalá esta ronda de Zapatero haga revivir ese papel de años atrás. Ojalá sirva no sólo para colgarnos medallas, sino para lograr objetivos. Que las próximas fotos del presidente tengan apretones de manos, banderas y firmas de por medio.

4 comentarios:

Allon dijo...

Hombre, una reflexión coherente. Hace años que España se olvidó de seguir trabajando por el Próximo Oriente. Deseo, como tú, que retome ese trabajo.

Shalom

Gordi dijo...

Esto si que es una novedad. El señor israelí educado y todo. Algo se mueve... ¿A ver si al final sí que hay esperanza para el Medio Oriente???

Siramicor dijo...

La palabrería no nos hará escalar puestos en esa zona. Lo de "mojarse" está bien para el fútbol, como "sudar la camiseta", pero esto requiere seriedad y compromiso. Que no veo, por cierto, en este presidente

Mario dijo...

SIéntate a esperar, que va pa largo