sábado, 31 de octubre de 2009

Ay, el tiempo...

Cómo pesan los años de golpe al ver la portada de hoy de El País. Mijaíl Gorbachov, Helmut Kohl, George Bush senior. Tres líderes de un mundo que no existe, que se hundió con el muro de Berlín hace 20 años. Nueve años tenía entonces. Ellos copaban los informativos que me bebía con los pies sobre el brazo del sillón, escorado en un pabellón de cuartel minúsculo para seis personas, al lado de un padre que no apartaba los ojos del Telediario. Entonces sólo me quedé con las abuelillas llorando a cada lado del hormigón, con los colores que rompían el gris opresor. Hoy sé lo que pasó, hoy me cuesta asumir los cambios del mundo en este tiempo. Estoy tan desconcertada como Wallander en su última entrega. No sé cuáles son los buenos y los malos. Sólo que somos distintos. Más viejos. Pero igual de ignorantes.

2 comentarios:

Esther dijo...

Indirectamente nos estás llamando viejos a los que superamos los 30, chiquilla! La verdad es que impacta la imagen del poder debilitado. Sobre todo Kohl, que no tiene fuerzas ni para posar de pie en una foto. Por cierto, ¿y la vitalidad del ruso? Creo que, al menos, los gobernantes de otro tiempo fueron más íntegros que los que nos han tocado en suerte en nuestras décadas.

Besos atrasados

Juan dijo...

"Seremos otros, seremos más viejos... espero al menos que me reconozca, me parezca al que soy ahora". Al menos creo que estos 3 han sabido mantener su integridad. A su estilo, claro. Con guerras del Golfo y esas cosas. Pero creo que bajo eso subyace una capa de valores y de firmeza de la que, estoy con Esther (encantado), carecen los actuales líderes mundiales. Si ahora le damos el Nobel a Obama sólo por generar expectativas! Ay