jueves, 4 de junio de 2009

No persigan al mensajero

La presidenta de la APS y los compañeros que fueron a declarar, ante la Jefatura. Jesús Morón. El Mundo.-

LA ASOCIACIÓN DE LA PRENSA DE SEVILLA RECHAZA LAS PRESIONES A PERIODISTAS EN EL CASO “MARTA DEL CASTILLO”
La Asociación de la Prensa de Sevilla considera inadmisible que la Policía esté citando a declarar, como testigos, a periodistas sevillanos por filtraciones en el caso "Marta del Castillo", y que les esté exigiendo que revelen sus fuentes de información, algo a lo que, obviamente, estos periodistas se han negado amparándose en su derecho al secreto profesional.

Esta Asociación entiende que esta práctica lesiona el derecho a la libertad de expresión por cuanto se presenta como una medida de presión intimidatoria hacia profesionales de los medios de comunicación, que realizan su trabajo de forma absolutamente rigurosa y responsable.

El "auto aclaratorio" del pasado 29 de mayo del juez instructor del "Caso Marta del Castillo", Francisco de Asís Molina, posterior a su orden de investigar las filtraciones, dejaba claro que no pretendía imponer la censura previa, así como su defensa de la libertad de información y en estos mismos términos se ha pronunciado hoy el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Augusto Méndez de Lugo, a requerimiento de esta Asociación.

Entendemos como excesiva e inoportuna la citación policial a periodistas que habitualmente realizan información de Tribunales en Sevilla, y que cubren el caso “Marta del Castillo”, pues se trata de algo inusual en la práctica del periodismo y absolutamente rechazable ya que vulnera el derecho a la libertad de expresión.

La APS ha intentado entrevistarse hoy con el juez de instrucción número 4 de Sevilla para conocer su opinión sobre los derroteros que ha tomado la investigación ordenada por él, pero ha sido imposible debido a su sobrecarga de trabajo en el Juzgado de Guardia.

P.D.: Compañeros, ánimo y a seguir escribiendo.

5 comentarios:

Siramicor dijo...

Hombre, esto de judicializar el periodismo es una canallada. Nuestro trabajo tiene sus particularidades y nadie nos debe obligar a desvelar fuentes. Quien filtra, algo quiere, y en todo caso él o ella será quien deba responder ante un juez por salatrse a la piola el secreto de sumario. Nosotros somos mensajeros, eso mismo. A los compañeros les digo que tienen nuestro apoyo, aunque eso no haga menos amargo el trago.

Arantxa dijo...

änimo, colegas

Meritxell dijo...

Hay que tener cuidado, que en los Estados Unidos si no desvelas tus fuentes igual te mandan a chirona, no sé si recordáis este caso:

http://www.icarito.cl/medio/articulo/0,0,3255_5702_147207283,00.html

***espero que estés bien, chiquitina***

Esther dijo...

Pero a la del NYT la dejaron libre al final, me parece. En España no recuerdo casos así. Imagino que los periodistas que citáis mantuvieron la boca bien cerrada.

Saludos desde Alicante de una futura colega de oficio

Gordi dijo...

Sí, un caso tremendo, un juez leyendo las notas de la libreta de un plumilla. Con las mías no iba a poder (porque no se entienden una leche, vamos)