jueves, 18 de junio de 2009

El pan de cada día

SEVILLA,16/06/09.-El presidente del PP-A, Javier Arenas, posa para los fotógrafos ante la sede de la presidencia de la Junta de Andalucía, momentos antes de reunirse con el presidente andaluz, José Antonio Griñán, que por expreso deseo de Arenas no se permitio el acceso a fotógrafos y camaras de tv a dicha reunión. EFE/EDUARDO ABAD
Estamos ya cansados de los caprichos de los políticos, los empresarios, los artistillas, los futbolistas. Un ejemplo de hace dos días: el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, recibía en la Casa Rosa a los partidos con representación parlamentaria. El primero en llegar fue Javier Arenas, presidente del PP-A, quien se negó a que los medios gráficos accediesen al edificio y le hiciesen la foto que no quería que se viera, la del apretón de manos con su máximo oponente. Por eso véis en la imagen de arriba a los compañeros corriendo como locos para captar a Arenas con su 15 propuestas anticrisis bajo el brazo. Luego, como no quiere comparecer en la Casa Rosa hasta que sea su inquilino, esto es, presidente, se marchó a la sede del PP andaluz, obligando a la prensa a trasladarse de un sitio a otro -pese a que aún restaban dos reuniones de Griñán con IU y PSOE-, entre las cinco y las siete de la tarde de un calurosísimo día de junio en Sevilla. ¿Hay necesidad de tanto jaleo? ¿Tenemos que adaptarnos a los deseos de todos los personajes noticiosos que pasan por nuestra vida? ¿No es hora ya de que nos plantemos? No es un ataque directo a Arenas, es un recordatorio de lo absurdo y bajo que a veces parece nuestro oficio cuando nos tratan como a profesionales de segunda y se nos ningunea.

8 comentarios:

Anuska dijo...

¿No te gusta más esta foto?

http://www.elpais.com/articulo/internacional/foto/deseada/elpepuint/20090618elpepuint_15/Tes

Siramicor dijo...

uy, con el poder hemos topado... Está muy bien que denunciemos estas cosas, aunque sabes que en ocasiones son inevitables y el jefe obliga

Anónimo dijo...

san Peckinpah dice:
¿para qué quieres la foto del apretón de manos? Tiene el mismo valor que la de los presidentuelos bajando o subiendo del avión: ninguno. Molaría la foto de un apretón al pescuezo tipo Hommer a Bart, o de un apretón, sin más, a cien metros del baño más cercano. También estaría de coña la del avión en barrena, con el políticucho de turno dentro, of course... ¡Despierta, san, despierta!
Por cierto, y por la parte que me toca, muy mal lo de calificar a unos de "artistillas" y al resto, politicuchos, jurgolistas y empresarios (tan deleznables per se como para aderezarlos con sufijos que implican desprecio) dejarlos tal cual.
SALUD

La gata Roma dijo...

Seguramente esta gente le dice al médico como tiene que tratarles, al chofer por donde los tiene que llevar o a su secretaria cual es el mejor orden prioritario a la hora de usar los posits de colores…
En fin, menos mal que era la foto de un absurdo y cotidiano apretón de manos, y no una foto saliendo a las cinco de la mañana de el Opiun Club…
Kisses

Herblay dijo...

Pues no te falta razón, San, pero es que tengo un ejemplo muy reciente con un artistillo y creo que me ha podido el inconsciente... Gracias por el toque.

Ariza dijo...

Sea "illas" o no, a esta gente hay que pararle lo pies. Si no, el oficio realmente será el de las putas. Estamos para lo que nos quieran hacer

Diego dijo...

Ay de los madriles, si yo te contara un par de cosas, si yo te recordara otro par...

Kacho dijo...

Tienes razón. Añadiría que cuando se infravalora la labor de los periodistas, a quien se insulta de verdad es a la inteligencia del público y a su derecho a ser informados.