viernes, 19 de junio de 2009

Hay quien escribe con mejores palabras...

... que las que he usado algo más abajo. Aquí tenéis el texto que ha escribo en su blog mi querido Fernando Garea (El País) a propósito del atentado de hoy. Ojalá lo hubiera resumido yo tan bien.

Algo para consolarnos
En un asesinato no hay nada que no sea negativo.
Si buscamos en la tragedia matices para consolarnos nos sirve que no haya ni una sola fisura entre los partidos.
Que Zapatero y Rajoy acudan juntos a la capilla ardiente, incluido el viaje en avión de Madrid al País Vasco. Hace bien poco, algo más de un año, Rajoy y López discutieron en una capilla ardiente y protagonizaron un desagradable incidente ante los familiares de una víctima de ETA.
Que haya cambios en la respuesta del Gobierno vasco, como que el lehendakari hable de “uno de los nuestros” al referirse a un policía nacional o que la web del Ejecutivo vasco tenga el cartel “ETA no-ETA Ez”.
Que el Parlamento vasco condene unánimemente por primera vez un asesinato. Que haya banderas a media asta en la puerta del Parlamento vasco.
Que haya una izquierda independentista como Aralar que condena y que acude al ayuntamiento de la localidad donde se produjo el asesinato.
Hasta los mensajes de condena y movilización en Facebook y Tuenti, aunque todos tengamos ya el sentimiento encallecido.
Lo peor, por encima de todo, es la muerte de un ser humano.
Y es terrible que ETA nos siga marcando la agenda política. Que nos dejen hablar de otra cosa y nos impidan ser un país normal.
Que ETA mantenga capacidad para hacer seguimientos y controlar a un miembro de la Brigada de Información.
Que los Otegi y lo que representa sigan acobardados, queriendo que creamos que quieren hacer política. Ni polo soberanista ni debate interno, lo de siempre: bomba-lapa.
En la última entrevista-comunicado de ETA, los terroristas mostraban su admiración por el avance del independentismo en Groenlandia (¡), su nuevo modelo político. Lo cual demuestra su evidente falta de cerebro y que ignoran detalles tan elementales como que en Groenlandia no se mata a nadie por pensar distinto.
Y, sobre todo, cómo explicar que Vicente Ferrer y el que puso la bomba en el coche de Eduardo Puelles García pertenezcan a la misma especie.

5 comentarios:

Esmeralda dijo...

Tiene razón Garea, tienes razón tú. Ay, cuántas cosas se remueven con un atentado así, compañera...

Anónimo dijo...

san Peckinpah dice:
Lo que Isaac Rosa dice:
http://blogs.publico.es/trabajarcansa/2009/06/20/el-final-de-eta-sigue-estando-cerca/
SALUD

Arantxa dijo...

Siempre parece cerca, y nunca lo alcanzamos

Diego dijo...

No le debes tener envidia a Garea. Tú eres mejor!

Marisa dijo...

Pero si dices lo mismo que él! puedes ser tb analista en el congreso jajaja