viernes, 5 de junio de 2009

Campanas al vuelo

Confieso que ya no me creo nada. Dos días llevamos alabando el discurso de Barack H. Obama en favor de una solución pacífica entre israelíes y palestinos (la portada de ABC -a la izquierda- es buen ejemplo), y festejando sus cábalas sobre hipotéticas negociaciones. ¿Habrá acuerdo antes de final de año? ¿Será de verdad 2009 la fecha de cumplimiento de Annapolis o de algo similar (descafeinado para los palestinos, seguro)? ¿Estamos ante otro caso de voluntarismo o, esta vez sí, presenciamos el primer paso firme de un presidente estadounidense en busca de la paz? Repito: no me creo nada. Me ilusioné demasiado con Bill Clinton y ya no quiero lanzar las campanas al vuelo. Aunque la música de estas campanas suene a gloria.

P.D.: visitad, por favor, esta maravillosa galería de viñetas que ofrecen en Guerra y paz.

5 comentarios:

Gordi dijo...

Muy descreída te veo, con lo siempre te han ilusionado a ti estos rayitos de sol... Haces bien, vive Dios, en quitarte al fin la venda

Ariza dijo...

Ya era hora...

Siramicor dijo...

Ya era hora ¿qué? ¿Que nos salga una Rengel incrédula o que un presidente de EEUU diga algo que se sale de la norma?

Anónimo dijo...

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/06/07/internacional/1244367928.html

Reporter dijo...

Es que yo no entiendo nada del deslumbrante fulgor de Hussein Obama. No sé qué os ha dado este señor, que no deja de ser un político más, un enterado más, un trincante más. Siento el pesimismo, pero estimo que es infinitamente más realista que esa pose vuestra, del que espera que llueva maná. Estamos listos. Podemos morirnos de hambre