lunes, 29 de junio de 2009

Ciudadanos

El País es un enorme periódico que nos da lecciones a diario, pero hay días en los que lo tiraría a la basura con rabia, porque decepciona. Ganas me dieron ayer, con el especial de los 100 españoles que, se supone, reflejan nuestra realidad. Me irrita que nos vendieran al presidente del Gobierno como a un ciudadano más, cuando no lo es, ni sufre la crisis, ni nos ayuda a pintar el cuadro de España que pretendía el reportaje. A doble página... el español que menos interesa en este momento. ¿Por qué no darle la doble a la ladrona rumana descubierta por el maestro Duva? Me enfada el mensaje mesiánico de "pase lo que pase, El País estará aquí para contarlo" y la vendida de moto de que los 100 rostros son el trabajo de cuatro meses de los periodistas y colaboradores de la casa. No explican cómo están esos periodistas y colaboradores, en qué circunstancias trabajan, ni los despidos que les amenazan. Eso no toca. En fin, que el repaso por estas 100 caras no me pareció tan esclarecedor como pretendía. O quizá sí: "Llevo diez años trabajando en el periodismo. He escrito en una página web, artículos de opinión en Interviú e intervenido en televisión. Primero, con [Javier] Sardá, en Crónicas marcianas; luego, con María Teresa Campos, y ahora llevo cinco años en el programa de Ana Rosa Quintana, en Telecinco. Es un oficio bien remunerado. Siempre he trabajado con los mejores". Lo dice Alessandro Lequio. Sí, de profesión, "periodista" y, además, bien pagado. Lo que hay que escuchar...

6 comentarios:

Siramicor dijo...

Pues, como todos, tiene buenos días y números para olvidar. El peloteo zapateril ha sido de altura, esta vez. El redactor que resumió la conversación a cinco en La Moncloa tiene trabajo seguro por allí.
Salud

Toñi dijo...

Es que no hay que tener mitos, chiquitina. Hay que tenerle cariño y respeto a un medio, pero no tanta reverencia. Todos nos equivocamos un día o el siguiente. A lo mí de los 100 ciudadanos me parece un poco soso, para empezar, aunque hay historias geniales (el preso, un poner).

Besos!!!!!!!!

Arantxa dijo...

Lo de Lequio, en fin, creo que se retrata solito. Lo de Zapatero, en fin, creo que se retrata solito por más que maquillen el contenido. Lo de El País, en fin, creo que es el retrato del rumbo perdido de un gran periódico, pero al que según el día hay que tratarlo como a un abuelete que empieza a perder la cabeza. Le falta valentía y perspectiva y cae en ñoñerías inadmisibles. Salvo El Periódico y Público, pocos medios veo que se salgan de ese mal

Batalla dijo...

Los amores siempre acaban por decepcionar, querida amiga :)

Juan dijo...

Si se permite decirlo, vista la contundencia y coincidencia general, a mí no me ha parecido mala iniciativa y malo el resultado

Borja dijo...

Tú sabes. Periodismo de empresa. Lo de siempre