viernes, 28 de marzo de 2008

Justicia


Al General Toribio Martínez Cabrera lo fusilaron los franquistas por cumplir órdenes. Por ser leal a la República. Por ser un militar cabal de los que cumplen lo que prometen, en este caso, ser fiel a un Gobierno. Ayer, tras años de olvido, la Escuela de Guerra del Ejército de Tierra lo rehabilitó, colocando su fajín azul en la escalera principal de su sede, en Madrid. A su lado se colocó el fajín de su sobrino, que murió cuando combatía en el bando nacional. La noticia la dio anoche el gran Borja Díaz-Merry, de Europa Press, pero hoy apenas la recoge Público. Lástima. Fue la mejor noticia del día.
P.D.: El cartel es obra de Parrilla, uno de los autores de propaganda republicana más afamados. Os dejo el catálogo virtual de carteles de la Guerra Civil española editado por el Ministerio de Cultura: http://pares.mcu.es/cartelesGC/AdminControlServlet?COP=6

5 comentarios:

Antonia dijo...

bueno Mari, qué me dices del episodio Artacho?

Herblay dijo...

Pues que hay quien tiene un extraño sentido de la fidelidad que le lleva a comportarse como no debería. Que hay quien se olvida el periodismo en un cajón por la ceguera del "grupo" y pone el miedo por delante del trabajo de un chiquillo que se ha dejado el alma dos años en esa casa. Que el personal ve ataques personales donde sólo hay defensa de los intereses comunes. Qué lástima Antonia, con lo que yo lo quiero

yo dijo...

eso sí que es una cuestión de in-justicia

Isabel dijo...

Mira cómo pelotea mi Mari a los redactores de Defensa de Madrid, jaja. Es bien bonita la historia, este fin de semana la he visto en otro sitio, creo que en Tele5

Ariza dijo...

Triste que en este país estas cosas sean noticia cuando son eso, de justicia. A ver lo que espera este Gobierno progresista para aplicar la Ley de Memoria Histórica. A ver si nos cuesta menos quitar los símbolos fascistas que eliminar los nombres de etarras de nuestras calles y plazas.