lunes, 11 de agosto de 2008

Primeras víctimas del oficio en Osetia del Sur

http://www.periodistas-es.org/pes/artigo.asp?cod_artigo=3844

7 comentarios:

Anónimo dijo...

San Peckinpah dice:
Pues nada, a hacer como los futbolistas: mañana, cada vez que uno del gremio firme un artículo, una noticia, una entrevista, una columna, corte y pegue un teletipo o haga una foto que mire para arriba y señale con el dedito.
SALUD

Siramicor dijo...

El problema es que todos los días tenemos motivos para hacerlo

Herblay dijo...

(Urgente) GEORGIA-GUERRA Un periodista holandés muerto en Gori por los bombardeos rusos

Bruselas, 12 ago (EFE).- Un periodista holandés ha muerto hoy en Georgia como consecuencia del bombardeo ruso de la ciudad de Gori, a unos 25 kilómetros de Osetia del Sur, según informó a la agencia ANP el redactor jefe de la cadena RTL Nieuws, para la que trabajaba el fallecido.

El redactor jefe de RTL Nieuws, Harm Taselaar, confirmó además que un colega que se encontraba junto al fallecido ha resultado herido. EFE

mvs/lab

Reporter dijo...

Nuestro oficio, que tiene estas cosas. Te recuerdo la peligrosidad de andar por casa, la que te contó Kacho unas cuantas entradas más abajo, o éstas otras:
http://kacho-lalunaentusojos.blogspot.com/2008/07/en-directo-desde-el-barraco.html

Anónimo dijo...

Yo no entiendo esta manera de enaltecer a los periodistas muertos en guerras, me niego a usar ningún tipo de eufemismo. A ver han muerto haciendo su trabajo, todos los días muere algún trabajador, que a lo mejor ni le gustaba lo que estaba haciendo. Así que morir trabajando en algo que es vocacional y que han tenido la suerte de ejercer el periodismo, pues tampoco es un final tan malo. Peor es morir de cáncer consumiéndote día a día, minuto a minuto, segundo a segundo...

Gaya dijo...

No creo que aquí se les enaltezca, sino que se informa. Es mi sensación, vamos

Herblay dijo...

Quien me conoce lo sabe. Yo no creo que sea un heroísmo morir currando. Cuando cubres un conflicto sabes a lo que te expones, aunque no puedes evitar cabrearte cuando la razón de una muerte, más allá de la mala suerte que ronda por estos sitios de dios, es un disparo estadounidense (Couso), una emboscada en Sierra Leona aún a sabiendas de que eres civil (Miguel Gil), y cosas por el estilo. Gaya, gracias por el capote; lo único que intento hacer es constatar una realidad simple, y es que últimamente caen demasiados periodistas en acto de servicio.