sábado, 23 de agosto de 2008

Ausencias

No he querido escribir sobre la tragedia de Barajas. Para eso están los periódicos, las radios, las teles, la red. No he querido, pero ahora lo hago. No hablaré de los porqués, de las revisiones mal hechas, de los costes ahorrados que cuestan caros, del tratamiento informativo del caso en determinados medios. Hablo de su efecto en el ánimo, en el mío. Pienso, como todos imagino, en lo que supone de pronto sentir la ausencia de tu gente. Saber que de un plumazo las llamas, la colisión, te han quitado a los que más querías. Las certeza aún sin encajar de que no verás más unos ojos, no oirás una risa, no podrás atarle más los cordones a ese niño desastre que todos tenemos en casa. Yo nunca superaría un golpe semejante. Lo sé, porque conozco mi debilidad. No es dramatismo, sino seguridad. Por eso me admira la entereza, la fuerza y la furia de muchos de los familiares. Convivir con la ausencia. Ése es el reto. Ojalá que los que hoy lloran en el Ifema lo consigan. Ojalá que quien causó el desastre lo pague. Ojalá que a los consumidores nos quede en mente la tragedia para que dejen de vendernos gato por liebre.

12 comentarios:

La gata Roma dijo...

Imagino que si fuera familiar de algún fallecido o herido grave, mi dolor aumentaría viendo el tratamiento informativo que algunos “programas” están dando a la noticia… y es que, es de pena, pero a estas alturas tampoco sé de que me sorprendo.
Kisses

Anónimo dijo...

san Peckinpah dice:
A la máxima estanilista que reza que un muerto es una tragedia pero un millón mera estadística habrá que añadir que 153 son espectáculo cuando los periodistas (sus jefes, mejor dicho) se meten por medio.
Qué horror, qué desastre, qué asco y qué pena ver a esos chavales mal pagados (es verano, temporada de becarios) obligados a abordar en el mismo aeropuerto y micrófono en ristre a gente que aún no sabía si su familiar estaba vivo o muerto.
Y encima aguantar a TODOS los medios carroñeros criticando a TVE por seguir adelante con su programación y emitir el fútbol y la jornada olímpica... Desde aquí lo digo: ¡Gracias RTVE! Por no entrar en el juego morboso, al menos durante un par de horas, y ofrecer una alternativa a tanta sensiblería insensible.
Quizá hay que recordar que es un accidente, no un atentado ni algo intencionado. En un mes de carretera o de andamio caen los mismos o más, y para esos muertos no hay visitas de politicuchos, ni días de luto, ni exigencias de banderas a media asta, brazaletes negros ni competición de ver quién es el más compungido. En esa seguro que nuestras teles arrasaban en el medallero...
SALUD

Pitu dijo...

Lo de El Mundo está siendo repulsivo.
Besos...

La gata Roma dijo...

Suscribo lo dicho por Anónimo, no encontraba palabras para decirlo yo.
kisses

el bit errante dijo...

yo he llorado de pena, por esa gente que se va, por los que se quedan... Espero nunca tener que pasar por un golpe semejante: no es natural enterrar a un hijo, casi menos a un hijo y a un nieto. Aunque sirve de poco, ¡ánimo!

ydigoyo... dijo...

...que te podías mojar y hacer un análisis periodístico de lo que está pasando con el avión de marras. ¿No es esta una página sobre vuestro oficio?????

Anónimo dijo...

Vivi la noticia desde la redaccion de El Correo donde trabajo como becaria desde hace 5 meses. Mi posición geográfica no me obligó a estar al filo de la noticia aunque mi tarde se vio marcada desde la isla de la Cartuja por una consternación que no podía sofocar.En las páginas de opinión, junto a Delicado hice mi pequeña colaboración tratando de contar en esas pequeñas cajas de texto la noticia en las diferentes portadas de cinco periodicos extranjeros...

La Gata ha sido una gran alida trayendome al lugar... espero saber encontrarte por la redacción

Besos

María

Herblay dijo...

María, en la sección vecina me tienes para lo que necesites. Gracias por tu comentario.
Besos

THE LITTLE QUEEN dijo...

Yo que no tengo tele y que leo los periódicos por el final, digo como mero público que a fuerza de nombrar las tragedias te conviertes en inmune y que la muerte llega cuando quiere, familias enteras han muerto en la carretera e infancias y familias nuevas se destrozaron por un "ex celoso". Siento decirlo asi, pero la muerte ajena ya no me toca. Ni siquiera lo siento. Es fuerte, si veo gente sufriendo o con dolor lloro, pero cuando se apaga la imagen desaparece la lágrima.

indignada dijo...

Pues yo lloro de rabia, Bit Errante, de saber que la catástrofe se pudo evitar.
Besos de una mirona que se estrena y aplaude lo que ve

Diego dijo...

http://www.elpais.com/articulo/espana/puede/llegar/micro/154/muertos/elpepuesp/20080826elpepunac_18/Tes

No digo más

Pitu dijo...

Más aún: http://www.periodistas-es.org/pes/artigo.asp?cod_artigo=3956