sábado, 30 de agosto de 2008

Blackbird

Blackbird es una de mis canciones favoritas, y nada tiene que ver con Defensa, eh. Es un tema optimista, alegre, con el que Paul le sube la moral a un suicida. Pero reconozco que a mí me gusta más versionado que en el original. Cómo no, la exquisita recreación es de Brad Mehldau.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

san Peckinpah dice:
Mi colega de oficio y santoral san John Waters aborrece a los Fab-four (en concreto, en su libro "Majareta" aparecen en el puesto 68 de las 101 cosas que odia, ya que opina que arruinaron el rocanrol)... Yo los amo demasiado como para odiarlos, pero procuro no escucharlos mucho. Esa canción, que a ti te parece el summun del optimismo, a mi me duele. Y de ese mismo disco Julia, While my guitar gentle weeps o Sexy Sadie me pueden dar la tarde (o la mañana o la noche, según la hora). El poder de la música, el arte que más rápido te puede llevar a la nostalgia, al recuerdo de amigos que no vas a volver a ver a no ser que seas fanático de la ouija... Qué dramático me he puesto, coño.
Vamos a compensarlo con un par de recomendaciones seudobeatlíficas que espero te gusten:
http://es.youtube.com/watch?v=297zDxqzUJo
del fake (falso documental) "The Rutles: All you need is cash". El absurdo de los Monty Phyton a ritmo beatle ¿se puede pedir más? Aconsejo verlo entero. Delirio pop.
Y la otra es una canción de los Monty Phyton directamente
http://es.youtube.com/watch?v=fYDo9BIeNHg
que ellos dedican a Henry Kissinger y yo a ti porque sé que te va a gustar (y a todos los que queráis escucharla, of course). Además tiene un puntito a lo Honey Pie, ya que estamos con Album Blanco.
SALUD

Herblay dijo...

Prometo verlos todos; lo que lamento es haberte dado la tarde... Vamos a ponernos tristes, hoy, con lo fresquito que está el día, empezando la Liga, empezando la Vuelta, con un libro recién empezado en la mesita de noche??? No, compadre, no. No es el día. Te comentaré la jugada en cuando consulte los enlaces.
Salud... y gracias por estar

Juliana F. dijo...

Exelente tema. Es uno de mis favoritos tambien...

Siramicor dijo...

Hay que quererlos, nunca se les ama demasiado, Peck. Gracias por acordarte de ellos