martes, 23 de marzo de 2010

Las cosas claras

Hemos aguantado (unos en carne propia, otros como colegas dolientes) el asedio al que ha sido sometido en los últimos días el enorme Pepe Gómez Palas a raíz de su entrevista con Barbeito. El Correo ha aguantado para poner las cosas claras ante la sevillanía confusa, que no sabía si creerse al pregonero o al mensajero. El periódico, mi periódico, se ha guardado las vísceras unos días (la rabia me hace pensar que demasiados) y ahora, pasado el boato del Maestranza, toca poner cada cosa en su lugar. La dignidad del trabajo bien hecho, en un lado. Las mentiras de un arrepentido, en el otro. Mejor que yo lo ha contado el editorial que hoy, al fin, hemos dado a la prensa, y sobre todo, la propia voz de Barbeito, sin cortes ni lima, sin ácido ni condimento amarillo. Su voz, su palabra, sus consecuencias. Periodismo frente a manipulación. Todos sabemos cuál es la trinchera acertada.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Habéis hecho tarde. Sus acusaciones eran tan graves que la grabación debió salir antes a la luz. Barbeito se merecía que le reventáseis el pregón. Más que elegantes, los jefes han estado blandos blandos

Minaya dijo...

Uff, vaya historia, y cómo trata el prenda a su esposa! qué personaje. De todas maneras, el 80% de los titulares que ponemos NUNCA son literales, pero en absoluto desvirtúa lo que dice el señor pregonero. Lo malo es que, en una ciudad como Sevilla, esto es un cañón

Caída libre dijo...

Repelente personajillo, que no sabe respetar ni lo que (se supone) que ama.-

Anónimo dijo...

Vaya tipo, vaya qué lenguaje que utiliza en la entrevista, y tela marinera la que ha liado cuando sí dijo lo que dijo... Se puede ser más o menos cofrade (o nada), más o menos practicante (o nada), pero lo que no se puede ser para dar un pregón así es mentiroso, es que eso sí que es el colmo. Yo también creo que la entrevista debía haberse colgado antes.