miércoles, 2 de septiembre de 2009

Buenos mercenarios

"Ser periodista no era una cruzada ideológica, sino un oficio bronco y apasionante. Como habría dicho Graham Greene, Dios y la militancia política sólo existían para los editorialistas, los columnistas y los jefes de la sección de Nacional. A ellos dejábamos, con mucho gusto, la parte sublime del negocio. El resto éramos mercenarios eficaces y peligrosos". Otros tiempos los que recoge el Jefe en un artículo atrasado que llevo tiempo queriendo colgar. Tiempos mejores, me temo. Pero batallaremos por lo que nos ha tocado en suerte.
P.D.: La foto, de cuando se pateaba las guerras, se la he robado a Chéjov.
P.D. bis: Por favor, leed esta impagable entrada de mi compadre Fuentes. Y las imágenes... Espectaculares.

5 comentarios:

Siramicor dijo...

Qué bueno este Fuentes. ¿Dónde trabaja?
Don Arturo, como siempre, genial. Te dejo otro enlace de los artículos de El Semanal que tiene que ver con un tema que te apasiona. Y dime si no quiene más razón que un santo:
http://www.capitanalatriste.com/escritor.html?s=patentescorso/pc_26jul09
Abrazos

Anuska dijo...

¿De dónde es el periódicp del video?

Herblay dijo...

Anita, es de un perio de Uruguay
http://www.ultimasnoticias.com.uy/

Llevamos todo el día comentándolo en el periódico

Anónimo dijo...

san Peckinpah dice:
Imagino que siempre ha sido así, pero discrepar del jefe (o más bajuno aún, disentir del que sustituye al sustituto del suplente del que que ocupa el despacho del jefe en verano) puede ser letal para tus aspiraciones de quedarte en una redacción. Tampoco ayuda negarse a firmar una noticia, que además es la portada con foto gorda y se va a pasar a todos los medios del grupo, porque estás en desacuerdo del cariz que te indican ha de tomar la información(y que lo toma, ya que eres un mercenario disciplinado y no levantisco).
Y si luego, en un bar, de noche y confundido, te encuentras a un antiguo compañero del diario, el que estaba en cierre, y te dice que "no soporta a los opinadores" porque ha leído una carta al director en los periódicos locales firmada por ti, no le digas "me sudan las pelotas lo que opines de los opinadores", le desees buenas noches con un par de palmadas en el hombro y te marches, cubata en ristre, a la otra punta del garito, porque puede ser que pasen dos semanas del encuentro y te enteres de que a ese compañero, del que te sudan las pelotas lo que opina de los opinadores, lo han ascendido a subdirector. Ahora es el director. Y entonces comprendes que todos tus currículums y solicitudes para entrar ahí se han perdido como lágrimas en un Jotabé cola.
Así que sí, que el rollo del salvajismo o la integridad o el respeto al oficio o lo que sea está bien, pero yo preferiría tener un "selebro". Útil, a ser posible. O la boca más pequeña.
SALUD

Toñi dijo...

Cómo me gusta el Reverte... aunque lo que cuenta ya quede como batallitas del abuelo