sábado, 13 de septiembre de 2008

Perdón por el retraso...

... en comentaros que Enrique Vila-Matas también acaba de publicar nueva obra, Dietario voluble. Menos mal que la enfermedad no se lo llevó, que recuperó las ganas de escribir, que no se perdió en mitad de un folio en blanco para no aparecer jamás, como si se lo hubiera tragado un topo. Menos mal que hace mucho que se le pasó el tiempo de convertirse en un Bartleby, y que por eso nos regala un título cada poco. Decir que admiro a Vila-Matas es quedarme muy corta. Decir que me deslumbra es quizá más acertado. Trataremos de ir pronto a por su nueva joya. Os dejo, mientras, un buen artículo de Babelia de hoy en el que aparece de pasada. Para abrir boca.

P.D.: Y valga esta entrada, por ajustar cuentas con otra noticia pasada, para insistir en que estamos con Lama siempre, y más ahora. La poca vergüenza de Clemente...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

san Peckinpah dice:
Una vez más el corporativismo os pierde, maese Herblay.
El buenazo de Javichu lo único que hizo fue defenderse, a las bravas, eso sí, del ataque despiado e inmesiricorde que lleva sufriendo desde hace años, muchos años, por los de Prisa, que si por ellos fuera no volvía a entrenar nunca más a ningún equipo sólo por el hecho de ser nacionalista vasco.
Manolo Lameron y Manu Carroña son de lo peor. De los dos jovenzuelos que los acompañan, Castaño y y Nico Abad, puuuuuuf... Ni me molesto en inventarles un apodo. De un analfebetismo que despeluzna. De un machismo tabernario (¿no serán ellos los redactores del teletexto?). Con un criterio nulo o ínfimo fuera de lo que pueda ser el dictado del jefe supremo de turno: con Luis Aragonés se pudo comprobar, como el Carroña se tenía que tragar una por una todas las descalificaciones que le dedicó a Zapatones hasta que Cuatro se quedó con el europeo. A partir de ése momento le faltó decir que Luis era el más guapo y el que mejor daba los besos de tornillo.
Y encima parece que la empresa es suya, sobre todo de Carroña. La defienden con un servilismo nauseabundo. Luego vienen los jueces (que no digo yo que tengan nada que ver con la justicia: sólo aplican la ley), les dan una y otra vez en la cresta a los de casa Polanco y se tienen que envainar todo lo dicho o escrito contra la Sexta por emitir fútbol. Pero no importa, como tienen dinero de sobra, pues a difamar y a calumniar, que ya se pagará.
Nunca pensé que escribiría esto:
¡¡¡VIVA Joseangeldelacasa!!!
SALUD

Herblay dijo...

No es corporativismo; ya he dicho, aquí y en Pekín, que muero por Lama y que lo defenderé donde toque. Cuestión de amores, ya ves. Y, desde luego, no creo que las palabras de Clemente sean las más adecuadas. ¿O es que te parece normal que se vaya por ahí deseándole la muerte al personal? No, hijo, no, por muy del Athletic que me seas... ¿Que Prisa le ha dado? Sí, más que Prisa, De la Morena. Pero no es justificable, insisto... El corporativismo es de los que tienen bien la cuenta corriente y les va el dinero en ello. Lo de otros, lo mío, es cariño. Vamos, que sigo siendo una sentimental.

Toñi dijo...

Vila-Matas es tan bueno que no parece ni un escritor español

Diego dijo...

Creo que todos nos estamos pasando ya: ni a Lama le han dstrozado la vida ni Clemente es el demonio. Cuántas ganas le tiene este país. Lo de machismo tabernario, Peckinpah, me ha ganado, tío. No sé cómo las mujeres soportáis ciertas horas en el Carrusel