sábado, 20 de septiembre de 2008

Intoxicados de pasado

La página semanal de Muñoz Molina en Babelia es un bálsamo necesario, un espacio de calma, racionalidad, de pensamiento de fondo. Hoy reconoce su "intoxicación de pasado", un mal al que, por trabajo, llevo semanas dando vueltas. Garzón, la memoria y esas cosas. Os dejo pensando...

8 comentarios:

Anónimo dijo...

san Peckinpah dice:
Cachislamar, el Garzón éste... Vamos a dejar de tener las cunetas más bonitas del mundo, con sus amapolas, campanillas, margaritas y demás jaramagos porque al juesestrella le está dando por sacar las bolsas de abono...
A ver si nos enteramos: se van a sacar los huesos y luego, la familia o quién los reclame los enterrará, los quemará o hará sopicaldo. No se va a juzgar a nadie. No se va a buscar a nadie. No se va a culpar a nadie. Sólo se va ha a corregir, poco, tarde y mal, otra de las aberraciones de nuestra sacrosanta, intocable y beatífica timo-transición. Eso sí, por esta vez lo del muñozmolina no ha estado mal.
SALUD (y excavadoras)

Herblay dijo...

Firmo el comentario de arriba a abajo, pero no me digas que MM "esta vez" no ha estado mal, que me enfado...

Toñi dijo...

Garzón está tan sólo haciendo lo que nadie en este país: confeccionar un listado pseudodefinitivo de los desaparecidos y muertos en la guerra. Vamos, lo que se hace en todos los países menos en el nuestro, tan cainita. Luego vendrá o no una imputación (imposible porque los delitos han prescrito o porque los que los cometieron están más que muertos), pero el primer paso, el del recuerdo, el de la justicia y la dignidad de recuperar los muertos de las cunetas, ése es impagable. Me importa bien poco que sea a mayor gloria del juez estrella. No es una cuestión ideológica

Esmeralda dijo...

http://www.abc.es/20080921/nacional-sociedad/cadaveres-nombre-200809211743.html

Son otros cadáveres que tampoco nadie rescata (salvo la Guardia Civil)

Juan dijo...

Pues a mí Muñoz Molina me parece un tipo cargante a más no poder. ¿Qué le véis?????????

Kacho dijo...

Sr. Peckinpah:
Me parece que a todo hijo de vecino, muerto éste porque Dios lo quiso o por que algún "malaje" le diese matarile, tiene derecho a velar al finado de la manera y en lugar que le salga de la zona genital, o si esto le ofende, de la manera y en el lugar que le salga de la mucho más lírica zona cardiovascular.

Exactamente, el mismo derecho tiene a poder decir a pleno pulmón que a su padre o a su abuelo lo mató la mala sombra al caerle un geranio con su loza en plena testa a la salida de la tasca mientras gozaba de una buena melopea, o a llamar asesinos a los hijos de la gran puta que lo sometieron a la gracia de un fusil de la manera más cobarde que se pueda arrebatar la vida, que es condenando al muerto al olvido. Si tanta gracia le hacen las fosas comunes de las cunetas, métase en una a hacer chistes. No se lo digo como una chulería. Es que a diario se indigna la gente por asuntos majaderos y aquí se pone el grito en el cielo por el hecho de que ciertos compatriotas (lo son, al que le joda, que se joda) reclamen el legítimo derecho de reponer la dignidad de sus difuntos o ponerles una lápida que recuerde que alguna vez fueron algo para alguien o que lo siguen siendo.

Borja dijo...

Comparto el comentario de Kacho y creo que la ironía inteligente esta vez se te quedó en ironía necia, San Peckinpah. Y a ti, webmaster Rengel, no te echo la bronca por tu comentario porque acabo de hablar contigo y ya he visto que vas en mi línea, que estamos de acuerdo, que si no te la ganas. Aprovecho para, públicamente, decir que eres una crack, que estás escribiendo reportajes sobre el tema sobrecogedores. Para quien no lo sepa, que se lea El Correo (de Andalucía). Cómo vale la nena...

Anónimo dijo...

san Peckinpah dice:
Bueno, señores Kacho y Borja, al menos no tengo que hacer como los Monty Phyton y sacar el cartel que diga "ironía", en mi caso "cinismo", que es el primo de Zumosol de la susodicha. ¿Os molesta que me ría de un tema tan serio? Será mi vena humorística judía. En cuanto a lo de contar chistes en las fosas, Kacho, en fin, he hecho, hago y haré coñas con amigos y familiares difuntos. Una forma, al menos para mi, tan legítima de mantenerlos en el recuerdo con cariño como pueda ser llorarlos, que también se ha hecho. Hay tiempo para todo. Hasta para no caerle bien a todo el mundo, que es lo que se pretendo, por cierto.
SALUD