miércoles, 22 de octubre de 2008

El cuento de nunca acabar

Reporteros Sin Fronteras acaba de hacer pública su nueva clasificación de los predadores de la libertad de prensa en el mundo. España empeora a costa de las amenazas de ETA (por ejemplo, el atentado contra El Correo Español - El Pueblo Vasco) y el caso El Jueves. En el resto del planeta, nos matan como a mosquitos. Y encima la crisis nos atenaza la nómina. Es nuestro momento...
P.D.: La foto, de Lola.

4 comentarios:

Ariza dijo...

La comparación con la crisis no es de tu estilo, muchacha. Un poco débil igualar los despidos con la mordaza, ¿no te parece?

La gata Roma dijo...

Entiendo que comparado con otras cosas, lo de El Jueves es una chorrada, pero a mi me sigue pareciendo muy fuerte…
Por cierto, me encanta la foto.
Kisses

Anónimo dijo...

san Peckinpah dice:
Despido o amenaza de despido es igual a mordaza. En todos los trabajos, sin excepción.
Pero en el vuestro, si los periodistas no se inclinan (humillan, agachan, ceden, mienten, manipulan, esconden, ocultan...) hacia donde les indique el interés de la empresa, que no tiene que ser (de hecho, NUNCA es) un interés informativo ni muchísimo menos social, se irá a la calle y en la calle, sin dinero para la hipoteca, hace mucho frío. Por tanto, insisto y apoyo a Herblay:
la precariedad propicia la censura. O al menos es una de sus bazas.
SALUD

Alsop dijo...

Buena buena la viñeta. Suscribo la Pequinpag. Saludos