lunes, 20 de octubre de 2008

Ana

Ana es amabilidad con eco suave de Orense. Es voluntad de servir, de ayudar, es cómplice y compañera. Es la periodista que me dejó el gabinete listo para trabajar desde el minuto uno. Todo atado, ordenado, fácil. Ella fue la que convenció a los compañeros de la importancia del trabajo de un periodista, allanando el terreno; la que supo escucharme tras el desembarco en una costa desconocida, resbaladiza. Ahora, desde Público, Ana Pardo de Vera nos cuenta los vaivenes de Zapatero por el mundo. Acabo de descubrir (tarde, ya lo sé) su blog, y aquí va. Siempre tiene algo bueno que contar.

2 comentarios:

Gordi dijo...

¿Y a mí que me parece que podría sacarle más jugo a lo que cuenta? Sin acritud, entiéndeme... Juicio periodístico y nada más.
XXX

Siramicor dijo...

Es estupenda. Salud