lunes, 2 de febrero de 2009

La buena prensa

La desaparición de Marta del Castillo nos ha legado otro nuevo roce entre periodistas en Sevilla. El viernes su padre y su tío comparecieron en rueda de prensa y volvió a saltar la chispa. El motivo: cuando más detalles, más matices, más información estaba dando la familia de la chica sobre el caso, llegó la pregunta de siempre. "¿Y cómo estáis llevando estos días de angustia y de búsqueda sin resultados? ¿No estáis desanimados?". Ante semejante pregunta, dura por su formulación, evidente en la respuesta, Antonio, el padre, reaccionó como se esperaba, llorando y desconvocando la rueda. La chica del interrogante fue la reportera del programa de Ana Rosa Quintana, quien le soplaba la cuestión por el pinganillo, en directo. No sé si la culpa fue de la jefa, que presionaba sin cesar ("Pregunta cómo se sienten, pregunta, haz sangre, hazlo llorar"), de la reportera, del formato de su programa o de la audiencia. Lo que sé es que acabó con el trabajo de una cincuentena de periodistas más. Casi todos, claro, le reprochamos el detalle. No hubo casi tiempo, porque la niña se quitó de enmedio bien rápido. Cuando nos marchábamos de la calle Argantonio, el productor de AR salió de su unidad móvil y, con mucha sorna, dijo a los compañeros de ABC, Diario de Sevilla, El Mundo y 20 Minutos (más la que suscribe): "Adiós, periodistas de verdad. Ahí va la buena prensa". Lo que logró es que nos sintiéramos orgullosos. Sí señor, lo somos, ¿y qué? No es cuestión de montar una guerra, pero desde luego los cinco levantábamos la cabeza con dignidad después de cinco días cubriendo el caso Marta. Otros, como él mismo, no pueden hacerlo. Hay programas de la llamada televisión amarilla que tratan de mantener el tipo y, sobre todo, hay redactores, camarógrafos, editores y productores que cada día tratan de hacer un trabajo digno. Que es desde arriba desde donde les dan la orden de sangre, lágrimas y vísceras, es posible. Pero otros van a degüello. A por ellos. ¿Que sufren? Pues que sufran, más audiencia. En estos días hemos tenido la cara buena, la del compañero que logró testimonios e imágenes que los demás no teníamos (porque es verdad que llegan hasta el fin del mundo), y que nos las cedió encima, y la mala, la del que te rompe una rueda y te deja con cara de tonto. Por cierto, que es la segunda metedura de pata a la que asisto por parte de los chicos de AR, que ya nos fastidiaron un juicio por sacar, uno a uno, los rostros de todos los miembros del jurado popular... No creo que sea ellos y nosotros, que unos sean los malos y otros los buenos, sobre todo porque muchos colegas lo único que hacen es ganarse el pan, y tragan porque no queda otra. Pero esa frase, ese gesto del productor... Queda demostrado que hay quien, con una sonrisa de hiena en los labios, se cree que hace periodismo. Y dormirá tranquilo y todo por las noches...

14 comentarios:

pirfa dijo...

Y lo peor es que hastas hay quienes se han trabado el embuste y al pasar sus compañeros les espetan con sorna palabras como las que escuchastes. Yo también he vivido situaciones como ésa y te confieso que una vez, apurada de pelas, me metí a reportera de sucesos en televisión. Ha sido un sólo día en mi vida. No soportaría un segundo. No si me dicen desde Madrid que les envíe la parte en la que lloran. Un sueldo no paga eso.

Diego dijo...

Está claro, mejor poner cubatas o fregar platos. Menos mal que me codeo poco con estos pseudo-colegas.

Anónimo dijo...

san Peckinpah dice:
El Nieveserrero Journalism Style que no cesa. Y si sólo fuera eso... Un par de ejemplos recientes de cómo está vuestro oficio, ocurridos en un par de días: Primero, la lamentable emisión en Cuatro del Abierto de Australia con los Manolos, el Carroña y Lamerón (no puedo con su estulticia, con sus patanerías, con su campechanismo cubatero), que no tienen balls ni fuckin' idea de traducir los comentarios de Nadal Y Federer posteriores al partido más allá del "ha dicho zenkiu, que es gracias". Segunda: cómo se la ha colado el Wyoming a los de InterEconomía, esa cadena... Emiten un video del Gran Wyoming pegándole la bronca a una presunta becaria, sin contrastar, ni una llamadita, un saber quién era la fuente aunque sea para darle las gracias en persona y no por email... Y claro, luego resulta que el video era un montaje.
En fin, quiero ser millonario para a)olvidarme de los amigos y b)dejar de consumir prensa en cualquiera de sus formatos.
SALUD

Ariza dijo...

Yo no los llamaría colegas, no los veo en mi nivel. Como dice Pirfa, lo que algunos tienen que hacer no está pagado con un sueldo. Antes de trabajar así, haría cualquier otra cosa. Algo digno, eso no lo es

Lazarov me marea dijo...

Ya te diego, Diego, cuántos cubatas puestos, cuántos apartamentos relucientes he conseguido. Todo antes de dejar mi CV en Korpa. Lo que es más duro, explicar a tus padres que volverías a hacerlo con los ojos cerrados.

Y el alma tranquila

Por cierto, santo mío, hice una apuesta con lo del Wyoming. Lo vi claro y, claro, gané. Todavía no me ha pagado (no creo que lo haga, es de la profesión y ya sabes qué tipo de palabra gastamos)

Anuska dijo...

Me gusta esta entrada. Me veo muy reflejada. Besitos

olga dijo...

hola!
Tía pues seré una "mierda" de periodista, pero creo que lo que está es mal formulada la pregunta, quizás debería preguntar ¿cómo se siente la familia después de tantos días de búsqueda? o Me imagino que la familia estará desesperada por no tener noticias de Marta... me parece una pregunta normal, Yo la hubiera hecho también, porque no la veo descabellada. Más descabellado me parece preguntar por qué le dice la policía, pesquisas... porque eso sí que es poner al padre en un apuro, puesto que él no podrá o no debe contar nada de lo que la policía le diga, para no entorpecer la investigación. Tan carroñera me parece la chica de AR como el resto, porque la noticia es que Marta desapareció el pasado 24 de enero, ya no hya más noticia hasta que no aparezca... Hay algún dato nuevo? Se ha encontrado algún objeto personal de la niña por algún lado? No, pues no hay más noticia.

Anónimo dijo...

Qué fuerte me parece

olga dijo...

Qué injustos me parecéis! Qué os creéis que por trabajéis en un periódico sea El COrreo de Andalucía, el ABC, el Diario de Sevilla, El Mundo, 20 minutos, ADN, o en informativos de una radio o tele sois más dignos que la chica de AR? Creo que todos se merecen un respeto. No tengo nada que ver con el mundo del corazón, no he trabajado en nada de ese tipo, y espero no tenerlo que hacer nunca, pero bien, cuántas veces contamos las cosas desde sólo un punto de vista porque trabajamos para un medio de un partido u otro? cuántas veces te dicen enfoca el reportaje por este lado o por este otro? Venga, sabemos que el periodismo está perdido, que no somos libres, que las empresas para las que trabajamos, como empresas que son, sólo les interesa ganar dinero, la veracidad, para cuándo? Bueno, y si trabajas en un gabinete apaga y vámanos...No puedo con tanto periodista ético... Repasad vuestra vida profesional, sea corta o larga, y seguro que encontráis algún tipo de "mancha" en ese impoluto historial que tenéis...

Lazarov me marea dijo...

olga, nos preguntas si la gente que curra en una agencia del corazón es menos digna que el resto de plumillas??? pues claro!!! ahora dime que soy injusta porque a mí me da igual: querida, yo trabajo en un gabinete de cmunicación,no en la audiencia provincial

Toñi dijo...

Olga, no creo que unos estemos por encima de otros y estoy convencida de que TODOS tenemos algún episodio reprochable, un poco al menos. Pero no me compares con ellos. Eso no es periodismo, es sensacionalismo

Miguel dijo...

mientras exista un solo plumilla que defienda el periodismo, existirá el periodismo.Descendemos del lince, estamos en extinción, pero estamos vivos. No viviremos para leer la necrológica de la prensa en los periódicos. Las verdades son eternas (y pobres).* ;)

olga dijo...

La vida da muchas vueltas... No digáis nunca de ese agua no beberé, no sabéis lo que la vida os depara, o ¿sí? Si es así decidme el número de la primitiva de este jueves, qeu yo sí me quiero retirar del periodismo

Lazarov me marea dijo...

bueno, querida olga, en todo caso no diré "de esa agua no beberé"... ejem