miércoles, 11 de febrero de 2009

El futuro de Israel

Se acabó. Las elecciones de Israel ya tienen vencedora por la mínima: es Tzipi Livni, cabeza de lista del ¿centrista? Kadima. Los resultados arrojan un minivuelco sobre lo previsto por las encuestas, esto es, el triunfo por la mínima del Likud de Benjamin Netanyahu. Pero las sumas, no las mayorías, son las que mandarán: a estas horas el Kadima no tiene los 61 escaños que le hacen falta para gobernar (no pasa de 29 o 30), mientras que el Likud sí que tiene a mano alianzas que le dejen llegar a los 64 (con Shas, que espera 10, con Israel Beitenu, que arranca 14 o 15, con los ultras). Leo en Haaretz que Netanyahu ya ha llamado a Lieberman, el líder de IB, para ganarse su confianza. Malos tiempos esperan a la paz y a la cordura si surge esa hermandad, la de la derecha rancia, guerrera y cegata. No es que Livni sea buena, sencillamente es la menos mala. Tremendo es el descalabro de los Laboristas, que ya no son ni los terceros en discordia, sino los cuartos. Y del Meretz... De 4 a 5 escaños. Son como IU, una mezcla de diversidades que ha acabado por romperse y por evaporarse como verdadera solución de izquierdas.
En fin, esperaremos acontecimientos, pero soy pesimista. Pinta tiene de que el gobierno se cargará hacia la derecha, mucho, y más cuando a los israelíes, fundamentalmente, les interesan las amenazas de Irán y de la crisis. ¿Y los palestinos? Eso hoy no entra casi en la agenda. Aunque sean unas elecciones flojas, qué pena no estar allí como en el 2006. No sé qué hago aquí todavía.
P.D.: la foto, Livni tras salir de su colegio electoral en Tel Aviv. De France Press.

2 comentarios:

Juan dijo...

Mujer, no sé. La Livni me parece más de lo mismo, y si me apuras, el menos malo parece Barak, ¿no? Lo que parece claro por las noticias que llegan es que Bibi y el ruso ya tienen el tinglado pactado, vamos, que no hay esperanza, parece. Como dicen en el Ruiz de Lopera: "Otro año igual, otro año igual..."

P.D.: Viva er Cadi!

Reporter dijo...

¿El futuro de Israel? El de siempre: poder e influencia mande quien mande, con las fluctuaciones de todo país desarrollado. Pregúntate mejor por el futuro de los palestinos con el nuevo Gobierno. Negrísimo.

Abrazo