viernes, 29 de mayo de 2009

Anecdotario (I)

En un día me he fundido el maravilloso Vidas escritas de Javier Marías (Alfaguara, 2000), hecho de retazos de biografías de escritores, de anécdotas, de rasgos de vida que ayudan enormemente a entender sus obras. Compartiré con vosotros unas cuantas entregas de los autores que más me placen. He aprendido mucho, muchísimo, y me he reído más. Igual lo que cuento os suena a chascarrillo; si es así, haced por buscar el libro (difícil a menos que queráis bolsillo, preguntadle al Bit) y veréis que no le hago justicia.

::William Faulkner::
Cuenta Marías que escribió Mientras agonizo en seis semanas, en los intervalos entre las paletadas de carbón que echaba a la caldera de la planta de energía eléctrica en que trabajaba; la vieja dinamo le servía con su "ruido apaciguador". Luego se empleó en la oficina de correos de la universidad, hasta que los profesores se quejaron de que no les llegaba ni una carta: todas las tiraba a la papelera sin abrir. Decía que no quería que lo molestasen mientras leía pidiendo un paquete urgente o, peor aún, con el capricho de un estudiante de comprar un sello. Dijo Faulkner una vez que "Hay solamente tres cosas que una mujer deba hacer: decir la verdad, montar a caballo y firmar cheques"; es la actitud de un hombre que tomó a su hija Alabama en brazos, recién muerta tras apenas cinco días de vida, y sin que nadie la velara, sin que ningún familiar la viera, la llevó a un cementerio y la enterró. Sin avisar a nadie. Sin más duelo. Un hombre que, reconoce, escribió Santuario -su obra más comercial- "porque necesitaba dinero para comprar un caballo". Cuando le reprochaban que no hubiera sido lector de Freud, contestaba: "Nunca lo le leído. Tampoco Shakespeare lo leyó. Dudo que lo leyera Melville, y estoy seguro de que Moby Dick no lo hizo".

6 comentarios:

Anónimo dijo...

http://www.elpais.com/articulo/cine/comico/esnifo/mundo/elpepucin/20090529elpepicin_1/Tes

Anónimo dijo...

san Peckinpah dice:
Tiene buena pinta, más que nada porque Marías en cortito lo digiero, en novela me empacha. Si vas por el carroñeo literario y quieres pasar una buena tarde de chisme y comadre píllate (si no lo tienes ya): "Escritores contra escritores", de Albert Angelo, en editorial El Aleph. Pero ponte guantes para pasar las páginas, no te vayas a cortar: es veneno puro. Mira este ejemplo de Mark Twain hablando de Jane Austen, que qué casualidad, se puede enlazar con un post no muy lejano:
“Cada vez que leo "Orgullo y prejuicio" me entran ganas de desenterrarla y golpearle en el cráneo con su propia tibia”.
Y ya que hay otro anónimo que cita el libro del Belushi y a Siramicor le gustó, el juego de las siete diferencias. Bestial.
http://www.findinternettv.com/Video,item,450008428.aspx
SALUD

Esmeralda dijo...

San, ¿por qué no nos haces el favor de ponerte un blog? Me encanta todo lo que nos recomiendas! Ese libro último, además, lo ha sacado ahora Círculo de Lectores. Por si queréis buscarlo. Besines

Herblay dijo...

Gran libro que, efectivamente, me traerá la reya maga del círculo el mes que viene

Siramicor dijo...

Las batallitas, las historietas, qué te gustan

Daniel dijo...

Perdonad ¿qué libro es el que ha sacado Círculo de Lectores? En la revista no he visto el libro del que habláis.
Gracias!
Saludos
(el de Javier Marías lo tengo en la lista de espera, gracias por recordármelo).