sábado, 24 de enero de 2009

Normalidad

Eso dice el pie de foto. Normalidad en Gaza. Normalidad en el primer día de clase (sí, un sábado, es tierra mora) de los niños de la franja tras la guerra con Israel. No es fácil etiquetar una foto, no es fácil cuadrar un titular y condensar en él la realidad, pero no creo que sea normal regresar a un colegio que no es el tuyo, sino uno de la ONU porque el de siempre está escondido bajo los cascotes o, directamente, hecho polvo. La esquizofrenia de Israel (vida en paz mientras su Gobierno genera muerte) se contagia al vecino palestino (vida destrozada con rutinas recuperadas). No es normal lo que ocurre en Gaza, sino de locos.
En fin, toca quedarse con el consuelo de la sonrisa de estas compañeras, alejadas de carcajadas, confidencias y recreos por culpa de las bombas. Sí, el consuelo de que la educación sin fanatismos puede ser parte de la solución. El consuelo de la dignidad, del cariño infantil, de un uniforme limpio en mitad de la destrucción.

P.D.: la foto, de Kjaled El-Fiqi (EFE).-

5 comentarios:

Un estertor dijo...

Qué empeño con que nos enteremos de guerras.
Maldita manía tienen los del extraño poder comunicativo.

Gran entrada, por cierto.
Por mi parte, prefiero continuar un tanto abstraído del tema, por mucho que en casi todo blog saquen el tema.

Un saludo y disculpe la intromisión. ;)

Anónimo dijo...

"Me he quedado alucinada cuando esta mañana volví clase y descubrí que mi compañera Cristina Al Torok ha sido asesinada durante la guerra", dijo a Efe Dona Matta, una cristiana palestina de 16 años que volvió hoy, por primera vez en un mes, al colegio de la Sagrada Familia en Gaza capital.

De la crónica de Efe.

Salud. María José

Nino dijo...

A mí me parece una imagen esperanzadora. Un abrazo...

Juliana F. dijo...

que preciosa foto amiga, me da ganas de ir a abrazarla y a gritar paz por doquier.
Es usted una sensible mujer y artista.

Un saludo rojo, desde la lejanía .

Me_llaman_coko dijo...

Lo que cuentas sobre Gaza e Israel en tus escritos y en tus vivencias me han hecho aproximarme a un problema que creía demasiado lejano.

El Redondo de tu amiga.