martes, 1 de abril de 2008

Rachel Corrie

La madre de Rachel Corrie, Cindy, nos envía un correo en el que informa de que se acaban de editar los diarios de su hija. Let me stand alone. The journals os Rachel Corrie acaba de ver la luz en la editorial W.W.Norton & Co. de Estados Unidos, pero es fácil de conseguir en internet. Seguro que Rachel escribía con la aceleración y el nervio de sus 23 años, tan seguro como que lo que relata en esas páginas es una pesadilla tremebunda. Ya lo demostró en esa obra que nunca vio, Me llamo Rachel Corrie, trenzada a base de las cartas que enviaba a su familia, tan lejos. Rachel murió en 2003 en Rafah, en la Palestina ocupada; una excavadora Caterpillar D9 del Ejército israelí la aplastó de forma deliberada cuando la joven trataba de impedir la demolición de la casa de un médico palestino. Los compañeros del ISM, el Movimiento Internacional de Solidaridad con Palestina, que viajaron a Gaza con la joven, aseguran que el conductor del bulldozer vio a Rachel claramente, pero que decidió seguir adelante. El examen forense refleja que la mole le aplastó la cabeza, la columna y las piernas. Murió en un taxi, camino del hospital. Os recomiendo la obra, aún sin leerla, y os dejo un vídeo que reconstruye el día en que murió Rachel, en plena Intifada de Al Aqsa, aquella que inició Ariel Sharon con su visita a la Explanada de las Mezquitas.

4 comentarios:

Cristina dijo...

A Rachel nos la enseñó por primera vez Alejandra García, que fundó la Plataforma de Solidaridad con Palestina de Sevilla. Ella también murió, hace año y medio, y nos dejó algo más solos en esta lucha. Espero que su labor, como la de esa joven norteamericana, no se silencie.

http://www.lacasadelapaz.org/spip.php?article22

Freda dijo...

Soy Freda, de RSF. Buen blog. Gracias por sumarte a la campaña Libertad. Un abrazo

Cindy dijo...

From ISM thank you very much. We look forward to seeing you in Berkeley, Seattle, Olympia, Portland,
DC, New York, Iowa City or Minneapolis!
Cindy & Craig

Herblay dijo...

Dios mío! Alejandra! Qué pérdida tan tremenda. Cuando Artacho me dio la noticia no me lo podía creer. Hizo mucho por la causa en una ciudad tan poco dada a levantar la vista de su suelo como Sevilla. Ella y APDH, con Manzano y la gente de la Hispalense, son los únicos que mueven algunas conciencias. Pena que se nos van los mejores, no me canso de decirlo