sábado, 12 de junio de 2010

Adiós, muchachos

"Adiós, muchachos, compañeros de mi vida,
barra querida de aquellos tiempos.
Me toca a mí hoy emprender la retirada,
debo alejarme de mi buena muchachada..."
Adiós muchachos, Carlos Gardel.-
----------------------------------------------------------------
No he tenido fuerzas, ni ganas, ni ingenio para pasarme antes por aquí a dar cuenta de lo sucedido en mi casa, en mi periódico, en los últimos, intensísimos e inolvidables (para bien y para mal) días. Lo ha resumido maravillosamente bien, como siempre, el gran Miguelito, pero bueno, diremos algo más. En dos días acabará mi relación con el medio que durante siete años me ha permitido contarle a la gente lo que le pasaba a la gente, sus historias, sus problemas y, también, inevitablemente, las que imponen quienes mandan y deciden. Se acaba (segunda despedida) una etapa esencial de mi vida, de aprendizaje, cariño y esfuerzo. Ahora no me salen las palabras, pardiez... Todo empezó en un bar. Zumo de tomate para los jefes; café solo, que supo a gloria, para mí. Todo acaba en un aplauso a las puertas de una redacción; mismo menú para todos: lágrimas amarguísimas que saben a desencanto, rabia y angustia. Yo, afortunada, me largo a cazar un sueño. Otros, a verlas venir con dignidad. Y alguna, ay, alguna, a digerir la afrenta y la injusticia con la cabeza alta. Los que se quedan han de lidiar con la actualidad diaria, el tijeretazo en la nómina (criminal), el regusto a hiel del desencuentro, las telarañas entre los dedos que generan el cansancio, la incomprensión y la decepción. Qué duro es ver a una familia echada a pelear, que mazazo que el padre te señale la puerta.
Desde mi privilegiada posición, al borde del abismo pero con el faro bien claro al frente, sólo puedo (porque física y mentalmente os juro que es lo único que puedo hacer) reafirmar mi fe en mis muchachos, mis compañeros, mis hermanos. Sé que vuestra grandeza os (nos) salvará. Porque, sépanlo, dejo un tesoro. No sé qué carajo voy a hacer sin vosotros. Os quiero, os añoro tanto ya... Gracias de corazón por estos años tan maravillosamente intensos, los mejores.
P.D.: Nunca he sido una pesimista agorera, así que quiero pensar en un futuro luminoso, limpio, en el que brille la transparencia, la franqueza, la lealtad y la educación que nos han faltado estas semanas. Por eso, y pensando en eso, en el futuro, os dejo a una cantante de la que será mi nueva tierra; ahí va, diciendo hola, diciendo paz, diciendo esperanza.
P.D. 2: Gracias a la generosidad de esos compañeros que se han cercenado el sueldo hasta límites irrisorios para que los 13 nos vayamos con la dignidad básica. Gracias de veras por ese esfuerzo.


13 comentarios:

Cris dijo...

ÁNIMO, VALIENTE. Lo que vas a hacer es meritorio. Ojalá todo te vaya bonito y el dolor se mitigue pronto. Un abrazo

Miguel dijo...

Con Enric y contigo en Palestina, el mundo queda mal repartido. Los mejores, estáis allí. Estoy orgullo de ti, compañera. Siempre lo he estado; pero es que rompes cualquier tipo de escala. Un abrazo infinito.*

Correístico dijo...

Gracias por tu entrega, tu trabajo y tu humanidad en estos años. Te vamos a echar muchísimo de menos.

Marta Comesaña dijo...

No tienes que saber quién soy, pero necesito decirte lo mucho que lo siento... Todo esto ha sido una masacre sin piedad y gente como vosotros no os merecéis este trato. Espero que te vaya genial allí dónde vayas. Y yo, a partir de ahora, seguiré tu blog. No dejaré que nadie me quite el derecho de leerte. Un beso infinito.

Gordi dijo...

Compañera, chapeau por tomar la decisión de tu vida. Con un par. Ahora, a quedarse con lo bueno de esos años de trabajo. Les debes la oportunidad, pero más te deben ellos a ti por tu entrega total. Ánimo!

Esperanza dijo...

Muchos besos, guapa. Os queremos

Anónimo dijo...

Rafa Troyano dice:
MAZAL TOV.
SALUD

Anónimo dijo...

Mucha suerte, Rengel, y que nunca pierdas ese desarmante entusiasmo y esas ganas de aprender

Ángela

La gata Roma dijo...

Allí te conocí finalmente en persona, una tarde que pintaba lluvia y un tiempo que no nos prometía tantas nubes…

Eres grande, muy grande, y la gente grande lo es donde quiera que vaya…
Últimamente hemos hablado poco, no sabes cuanta relación he llegado a tener con toda esa gente que viene de aquél lugar que tanto amas, y al que veo que al fin te vas…
No te deseo suerte, soy una supersticiosa de mierda y creo que desearla atrae lo contrario, sé que te va a ir bien, sé que vas a estar bien.

Gustándome tanto Gardel y Noah, no sé como me da tanta pena esta entrada, pero me la dá.

Un beso enorme Rengel

Anónimo dijo...

Qué melancolía. Por las circunstancias, claro. Pero, pardiez, qué te vas a cubrir el conflicto palestino-israelí. Por fin. Yupiiiiii. Y seguirás escribiendo por aquí, ¿no?

Caída libre dijo...

Cielo, vas a vivir tu sueño..!! Respirar donde tú quieres ! al lado de la persona que amas ! Y por lo que veo con el apoyo de much@s amig@s...
Es la felicidad completa, nena...!

El sueño se ha hecho realidad.. Y vosotros estáis dentro...!!

Muxutxusssssssssssss

Txetxu dijo...

Mucha suerte Carmen!!
Adiós a la mejor periodista con la que he tenido la suerte de trabajar estos 9 años. Simpática, amante como nadie de su oficio, tremendamente entrañable y para colmo paisana mía. En fin, la compañera ideal.
Estoy deseando ver tu trabajo desde Israel.
Mil besos y hasta siempre.

maría dijo...

Suerte Rengel!! No sabes cómo vamos a echar de menos tus letritas!
Un besazo enorme,
María