lunes, 10 de noviembre de 2008

Olvidos, retrasos, lamentos

La semana cierra mal, fatal. Dos españoles mueren a manos de un talibán suicida cerca de Herat. Otros dos buenos soldados que se van, y cuatro más que se curan en el hospital. Acaban unos días en los que no he tenido ni tiempo ni aliento para nada. Ni para repudiar las torturas (habituales) a un palestino por parte de soldados israelíes, ni para dar fe de la pelea por el Santo Sepulcro. Tampoco para hablar de la reunión de mujeres periodistas que ha tenido lugar en Cádiz, ni de la protesta de mañana de los compañeros de esa provincia por los despidos masivos. Ni para comentar la imagen decepcionante de Obama en chandal o para llorar porque Guardiola pierde pelo por momentos (Dios!!!). Es cuestión, exclusivamente, de apuros y falta de horas. Con lo elevado y lo mundano, con lo que me puede, me duele, me hace reír... Son las cosas en las que creo, que me preocupan, y que os muestro. ¿Qué cosa fuera, si no?
P.D.: Por si no lo conocéis (pecado), es La maza, de Silvio Rodríguez.

3 comentarios:

Tú o yo dijo...

Genial tu análisis de hoy en El Correo!

Mario dijo...

Cierto. Es fantástico. Te quiero ya en El País, por lo menos. Jajaja

Gordi dijo...

Sacrilegio!!! ¿Cómo es eso de mezclar Jerusalén con el Barça? Jajaja. Se te han cruzao los cables