miércoles, 12 de noviembre de 2008

La señora

La señora Rosa María Calaf se nos va. Llevamos meses especulando con si admitiría o no formar parte del ERE de RTVE. Ya sabemos que, al final, ha accedido. La vamos a echar tremendamente de menos, a la aventurera de voz ronca, a su precisión machacona, su cercanía, especialmente tierna con el que menos puede o tiene. La gran dama tiene un relevo excepcional, el de Rosa María Molló, que nos ha acercado durante años el nervio, la vida, la cultura de Nueva York. A ella la reemplazará Gemma García, el adorable azote de Berlusconi en Italia, y a Roma se trasladará a su vez Marisa Rodríguez Palop, a la que conocimos en Sevilla el tiempo justo para poder hablar maravillas de su trabajo y su carácter. Se va lo mejor, pero queda lo bueno. Qué orgullo ver a tanta mujer periodista llegando lejos. Qué lástima perder un referente. ¿Por qué no escribe un libro y nos da consejos, maestra Calaf?

5 comentarios:

Antonia dijo...

¿Cómo sabes todas estas cosas? Siempre me he preguntado por tu sabiduría periodística en lo laboral

Seba Ruiz dijo...

¿Sabes? Te veo como ella. Volando, destripando historias que están por ecribirse...

Herblay dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alsop dijo...

Los que hemos tenido la suerte de trabajar cerca de Rosa sabemos que, por buenas que sean las sucesoras, ninguna lo será tanto como ella. Si se dedica a dar conferencias, avisa. Yo pago por escucharla más que a Al Gore

Batalla dijo...

Que le vaya bonito a la maestra