domingo, 6 de julio de 2008

Mi teniente

A ver si aprendemos de una vez de gente como la teniente González Torres. Juventud, entrega y hasta sentido del humor bajo el uniforme. Que somos ya muy mayorcitos para tantos tópicos.
P.D.: la fotografía, de Javier Barbancho (El País).

13 comentarios:

Antonia dijo...

Buena entrevista. SÍ, SEÑOR!!!

Diego dijo...

Cómo te pueden los colores, jajajajaja. Sí que es buena la entrevista, Antonia

Anónimo dijo...

"Lo que más me atrae es la disciplina. Creo que todo se hace ordenado, y que están las cosas muy encasilladas. No hay lugar a dudas prácticamente en casi nada."
Para ser militar no hace falta cerebro, basta con la médula espinal. Lo dijo ese gran elaborador de tópicos carente de sentido del humor, Albert Einstein. Por cierto, qué gran aporte para la Humanidad (y Eppaña) que esta tipa tenga la mejor puntuación en tiro... Gran avance en pos de la igualdad: esta le pueden abrir un boquete en la sesera a la peña que espera en una cola (Sarajevo, p.e.) igualico igualico que un francotirardorcico. Siempre y cuando se lo pasen por escrito y con el beneplácito de la cadena de mando... Lo dicho: no hay lugar para dudas... Militares: cuánta utilidad...

Anónimo dijo...

Lo que si le reconozco es que tiene un buen par de "Patriots" bajo la barbilla.

Herblay dijo...

A lo mejor le atrae la disciplina porque tenemos un mundo desastrado en el que no se guarda ni la más mínima educación, y el Ejército es casi casi un reducto de buenas maneras (sí, repito, de buenas maneras). A lo mejor el tiro le sirve para salvarte a ti (o a mí) el día en que tengamos una amenaza terrorista del carajo, o para salvar al niño que está en la cola del pan de los sarajevos del mundo, porque pilla a tiempo al jodido francotirador, o porque mata al suicida, o porque se carga al talibán que pensaba atentar contra sus propios compañeros, allá por Herat. Y sí hay dudas, pero se estudian, se revisan y se ofrecen alternativas. ¿Conoces una cosa que se llama Ceseden? Pues busca. Ah, y la obediencia debida es algo que ya no sirve como excusa, así que se puede romper la cadena de mando. ¿Que no sirven los Ejércitos? Ojalá no tengamos que usarlos nunca.

Jack Blake dijo...

Hola. He leido la entrevista de El País. Parece ser la única entrevista que le han hecho a esa chica que, aparentemente es normal. Lo anormal, me ha parecido que no hayan dejado a la chica hablar y expresar o exponer, lo que ella, desde ese lugar privilegiado en el que se encuentra, considere que los demás deben conocer para superar la barrera de que todo lo que pueda hacer alguna persona, no pueden hacerlo los demás. Me ha parecido una entrevista pobre y con cortos alcances. El objeto, creo yo, no era sólo entrevistar, sino que, quien hubiese leido la entrevista, hubiese conocido un poco más a esa chica, normal e inteligente, llamada Rocio, que un buen día, tiró la gorra de militar por los aires, cuando dijeron aquello de: "rompan filas". Un saludo.

Herblay dijo...

Eso sí es verdad, compañero; las entrevistas de Karmentxu Marín son fresquitas para el domingo, pero no precisamente muy profundas. Divertidas, sí, pero no sesudas en exceso. Lo de la falta de libertad... eso sí que es un mal evidente, pero también lo tienen los políticos (amordazados por sus dirigentes), los médicos (amordazados por sus directores de hospital), los bomberos (amordazados por el Ayuntamiento de turno)... Ay, pena de cadenas

Anónimo dijo...

Mateo Morral dice:
"A lo mejor le atrae la disciplina porque tenemos un mundo desastrado en el que no se guarda ni la más mínima educación, y el Ejército es casi casi un reducto de buenas maneras" Bien. Como militar que he sido, secuestrado legalmente un año por el estado español, o españa o como se llame el pedazo de tierra en el que mi madre me expelió por su aparato excretor, te digo que de buenas maneras: tururú. No hay sitio en este espacio para contar las "buenas maneras" que pude observar en ese "aleccionador" año. Muñoz Molina, al que no lo tengo entre mis autores favoritos (es un moñas y un escritor del régimen, ¡¡¡arriba Montero Glez!!!) tiene un librito muy instructivo sobre su periodo de instrucción. ¿Lo conoces? Pues busca, lo encuentras y sigue buscando las buenas maneras castrenses...
En cuanto a los malos que me cuentas que me amenazan, sinceramente, yo no los veo cuando voy a por el pan ¿terroristas suicidas?¿Talibanes?... ¿es terrorismo el ejército estadounidense en Iraq?¿Y en afganistán, con nuestra colaboración?Y el israelí ¿es menos terrorista que los de Hamás? Lo que está claro que con los moros tenemos unos malos perfectos: identificables con un simple vistazo. No como con esos malditos comunistas y anarquistas, que parecían personas normales.
Y sí, esto es demagogia y maniqueismo, pero los rojos (y negros) semos así de demagogos y maniqueos. Y tan gilipollas, cretinos y obtusos como pueda serlo cualquiera. Incluidos los militares.
SALUD

Anónimo dijo...

Mateo Morral dice:
Un sólo apunte más: pasa de Muñoz Molina; te recomiendo (si no lo has leído ya) "Terrorista" del Updike. Es muy bueno. Y verás que el rollo ese del "mundo desastrado" lo mismo le sirve al musulmán mediaval del cinturón explosivo, el coche bomba o la excavadora que al disciplinado e hipertecnificado militar occidental.
¡¡¡Larga vida a la decadencia!!!
SALUD

Herblay dijo...

Muchas cosas, y muy rápido:
a) lo de las buenas maneras lo digo por experiencia propia. Lamento que la tuya no sea buena, la mía es insuperablemente buena.
b) He leído a Muñoz Molina (al que adoro, lo lamento), pero entiendo que su ardor guerrero pintaba unas FAS de otros tiempos. Eso al menos es lo que yo he visto, repito.
c) Adoro al Monterito, mírate esto: http://www.abc.es/20080706/sevilla-sevilla/academia-ingresaria-vestido-torero_200807060327.html
d) Claro que he leído a Updike, sé lo que dice, entiendo lo que dices.
e) Que hijosdeputa hay por todos sitios, pero que los riesgos son reales, y yo me siento más segura con este Ejército (preferiría que fuera mejor), y he visto lo que hacen en misiones y sé que es bueno.
Que ya te contestaré con calma.
Y bienvenido...

Anónimo dijo...

yo creo que tú sólo has conocido una parte del ejército. No has estado como anónimo en su interior, no has vivido con ellos como un militar más, tú los visto todo como civil. No has sido una soldado, o ¿debería decir soldada?, tú lo has visto como periodista y como periodista que tenía que defender los intereses del ejército como buena profesional que trabaja en un gabinete de comunicación. Yo creo que nos comen el coco con el terrorismo, con los islamistas, con ... Por qué la gente que vivimos en países desarrollados dejamos de mirarnos el ombligo y no nos paramos a reflexionar por qué existe el terrorismo? Será quizás porque la mayoría de las personas que viven en el Líbano, en Irak, en África... se sienten dominados, tanto por sus ejércitos como por los militares extranjeros. Yo creo que si también viviese en uno de estos lugares también sería una terrorista, también querría vivir tan bien como vivimos los occidentales, con nuestra barriguita llena todos los días, que nos duele el estómago a un kilómetro a lo sumo a 15 kilómetros tenemos un hospital al cual acudir, nuestros niños van a la escuela todos los días... En fin que hay que pensar un poco por qué ellos son los "malos" y nosotros los "buenos". ¿No estaremos haciendo algo mal?

Herblay dijo...

Estamos haciendo MUCHAS cosas mal...

Gaya dijo...

Haya paz. Entre los nuestros hay de todo, pero ciertamente creo que el panorama no es tan negro como Anónimo lo pinta. Ojalá que en esta legislatura se apruebe la ley de derechos y deberes de los militares (aunque de promesa ha pasado a ser mera referencia de pasada en el programa electoral socialista) y conseguimos expresarnos con cierto honor.