viernes, 22 de enero de 2010

Con la espalda cubierta

Cuenta El Mundo los privilegios de la prensa en Haití y el divismo de más de uno que quiere en multibolsillos para dar más guapo a cámara. Bien contado, bien duro. Por eso joroba tanto. Lo dice El Jefe... no hay más que añadir.

5 comentarios:

Esmeralda dijo...

Vaya! Lo he visto y estaba a punto de enviártelo. Qué pasada... Aunque también el mundo es el mundo, vamos, que le tira a la Española que da gusto... Es una pena que los periodistas seáis el centro de atención en medio de la tragedia, o incluso en paz (me remito a tu entrada de líneas más abajo con lo de De la Vega). Por otro lado, quñé grandes cosas estamos leyendo, viendo y oyendo sobre Haití. ¿Qué me dices de Fran Sevilla, eh???

Nino dijo...

¿Y ese Pablo Ordaz que dice que Haití ha desaparecido, que no existe??? ¿No os parece que la cobertura está siendo un poco excesivamente lacrimógena??? ¿O es que soy un insensible que quiere información y no pucheros??? Dime arrrrgo, Esmeralda, que creo que estamos los dos de paseo por la casa de la Mari a esta hora de la siesta. (O los que estén por aquí, vamos).

Anónimo dijo...

Sí, no existe. Y hoy entrevista al presidente. Vaya tela.

Madrizyo dijo...

Me encanta PABLO ORDAZ. Siempre hace algo diferente y ahí está su valía. en sus reportajes muestra la miseria porque en Haití hay eso: penas y miseria.
Y lo del periódico El Mundo está genial y es muy verdad.

Anónimo dijo...

san Peckinpah dice:
Hablando del jefe, mira lo que cuenta de su último encuentro con él el Montero Glez en su bloggg:
http://www.gentedigital.es/blogs/monteroglez/
Herblay, una recomendación, por si acaso no lo controla: Max Aub. Si no es mucha molestia, ya iré dejando por aquí, su casa, algunas perlas sobre periodismo o literatura que encuentre en sus Diarios 1939-1972 (Ed. ALBA). Como muestra, un doblón de este tesoro:
"¿Quién escribe lo que piensa?¿Quién escribe lo que quiere?". No lo escribió ayer, es de 1967.
Y a Ramón J. Sénder lo pone de chupa de dómine... Que me gusta un heterodoxo, oyes.
SALUD