miércoles, 24 de octubre de 2007

El susto de hace un año


Hoy hace un año que Emilio Morenatti fue secuestrado en Gaza durante 15 horas. Un año del susto que nos heló la sangre a primera hora, un año de esas llamadas con los ojos legañosos en una mañana de final del Ramadán. Mejor que nadie se acuerde, mejor que en este tiempo hayan sido puestos en libertad los otros tres periodistas que habían sido capturados en la franja. Sin embargo, ese año en blanco ha dejado a Morenatti sin poder mirar la realidad más dura de Palestina, sin poder enseñárnosla. Todo por la seguridad, le dicen en AP. Se le ha echado mucho de menos.
En aquellos días se especuló con qué grupo terrorista le había secuestrado, si había sido todo una imprudencia suya con unas fotos de milicianos a cara descubierta... Un circo, como él dijo cuando regresó a Jerez. La verdad es mucho más sencilla y dura y gris que todo eso. La contó entonces el amigo Vericat, pero apenas nadie la publicó. Daba igual, el espectáculo había acabado. Aquí os la recuerdo, porque es una de esas estampas palestinas hirientes, durísimas. Y que los dioses y los secuestradores nos mantengan vivo al More muchos años.
Investigación del secuestro de Morenatti se centra en el portero
Miércoles 25 de octubre, 2006 [13:12:00]
José Vericat
Gaza, 25 oct (EFE).-
Menos de 24 horas después de la liberación del fotógrafo español Emilio Fernández Morenatti, las investigaciones para descubrir a los autores del secuestro se centran en el portero de la casa donde vivía en Gaza, un joven palestino que presuntamente pudo haber informado de sus movimientos.
En declaraciones a Efe, el principal investigador del caso, un oficial de las fuerzas de seguridad palestinas que pidió el anonimato, sostuvo que "el arresto de Fais Abú Amra ha sido la clave de la liberación del fotógrafo."
Fais Abú Amra, de algo más de 20 años, "era uno de los dos porteros del edificio en el que vivía Morenatti y, al parecer, la persona encargada de vigilar al fotógrafo para secuestrarlo", dijo la fuente.
"Abú Amra, actualmente en poder de la Seguridad Preventiva palestina, hizo sospechar a los investigadores porque, a pesar de que normalmente cubría el turno de día, durmió en el edificio junto al otro portero la noche antes de la captura de Morenatti," señaló el oficial.
"El joven dijo a sus compañeros de trabajo que tenía problemas familiares y por esa razón había decidido pasar la noche fuera de su casa, lo que le permitió alertar a sus cómplices de la salida del fotógrafo del inmueble, conocido como edificio Haizam III", afirmó el agente palestino.
"Tras su detención, Fais se vino abajo en el interrogatorio y reveló los nombres de sus cómplices, los cuatro encapuchados que se llevaron a Morenatti" la mañana de ayer, martes, indicó el oficial.
"Ya con los nombres de los implicados, las fuerzas de seguridad palestinas se pusieron en contacto con miembros del clan Abú Amra para que facilitaran la entrega del fotógrafo sin tener que recurrir a la violencia", dijo el oficial palestino.
Gran parte de los miembros del clan Abu Amra, y en particular Fais, viven -algunos en chabolas, otros en casas- muy cerca del edificio Haizam III, en el barrio de Rimal, al sur de la ciudad de Gaza, en una zona comprendida entra la residencia del presidente palestino, Mahmud Abás, y la Universidad Islámica.
La familia beduina de Abú Amra, que durante la guerra de 1948 se vio obligada a marcharse de la zona de Beersheva a la franja de Gaza, es una de las más poderosas de la zona y cuenta con miles de miembros.
"Como otros grandes clanes en Gaza, muchos de los Abu Amra tienen fama de tener vínculos con el mundo criminal, que en Gaza implica principalmente el tráfico de armas y el robo de vehículos", señaló la fuente.
Por otra parte, vecinos del mencionado inmueble declararon a Efe que, "precisamente esa reputación de matones" es la que llevó a Fais Abú Amra a trabajar allí.
"A menudo los propietarios de edificios de apartamentos emplean a miembros del clan Abú Amra como guardianes de sus edificios porque esto les da garantías de que ninguno de ellos les intentará robar y al mismo tiempo disuade a otros posibles ladrones", dijeron los vecinos.
Este "remedio", que en el caso de Morenatti se convirtió en la causa del secuestro, responde al aumento de la influencia del sistema de clanes que ha seguido al vacío de poder registrado en Gaza durante los últimos seis años de enfrentamientos con Israel.
Según el investigador, el motivo del secuestro es sin duda alguna el dinero y no político: "Un plan adolescente tramado entre un grupo de amigos", recalcó.
"Los cinco implicados son miembros del mismo clan familiar, tienen más o menos la misma edad y no tienen una filiación política marcada", dijo el oficial, aunque los vecinos del edificio Haizam III afirman que "Fais Abú Amra afirman que se identifica más con el movimiento nacionalista Al Fatah."
"La familia de Fais Abú Amra responde al perfil de hogar de gran escasez de medios, compuesto por nueve hijos y una madre cuyo marido murió ya hace años", dijeron los vecinos.
Mientras, las autoridades palestinas han afirmado que llevarán ante la justicia a los responsables, pero por el momento sólo han detenido a Fais y es probable que en las negociaciones para poner en libertad a Morenatti hayan llegado a un acuerdo en el que se comprometen a poner fin a la persecución, tal y como ha hecho la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en todos los casos previos. EFE
jvp/fpa

1 comentario:

Gustavo dijo...

Ay con su amigo Vericat... ¿Es verdad que Morenatti se va a Pakistán? Te puedes hacer fotera y te vas a Jerusalén. Total, les pides un tanque a tus jefes nuevos y así te metes hasta en Gaza. ¿Hal colgado ya tu portada a la vera del Rey? ¿O algún nacionalista te lo ha quemado?