miércoles, 24 de octubre de 2007

El factor judío en las elecciones de EEUU: gana Rudy

Eso de que los judíos influyen y tienen poder es una verdad como un templo (de Salomón por lo menos). Tan claro lo tienen que incluso en el Haaretz, esa ventana por la que miro a Tierra Santa cada día para calmar la morriña. Por eso han creado este especial sobre las elecciones estadounidenses en el que analizan cuál es el candidato que más conviene a la causa israelí. Hoy ganan los republicanos, gana Rudy (8,75) pero la señora Clinton va remontando (8). Aquí lleváis el enlace. Y en tiempos no electorales, os recomiendo un repaso a las crónicas de Shmuel Rosner. Un tipo certero.

http://www.haaretz.com/hasen/pages/rosnerPage.jhtml

2 comentarios:

Herblay dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Herblay dijo...

Israel se dispone a cortar la electricidad y combustible a Gaza, según medios

Jerusalén, 24 oct (EFE).- El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, se dispone a aprobar mañana la interrupción del suministro a Gaza de electricidad y combustible, en respuesta a las demandas de altos mandos militares, informan hoy medios locales.

Barak tiene previsto reunirse mañana con la cúpula militar, que anoche acordó pedir al Gobierno nuevas medidas de presión a la franja, como la reducción de los envíos de combustible, servicios y mercancías, informa el diario "Haaretz".

La cúpula militar tomó esta decisión en una reunión de urgencia convocada por el viceministro de Defensa, Matan Vilnai, después de que las milicias palestinas lanzaran contra el sur de Israel durante el día un total de ocho cohetes artesanales Kasam y doce proyectiles de mortero, que no causaron heridos.

"Tenemos que mostrar a los habitantes de Gaza que la vida no sigue tranquilamente cuando caen cohetes Kasam en Israel", dijo en la reunión un oficial citado por el diario "The Jerusalem Post".

Israel ya abrió la puerta al corte de su suministro de electricidad o combustible a la franja al declararla hace poco más de un mes "territorio enemigo" controlado desde junio por una "organización terrorista", Hamás.

La población de Gaza comenzó entonces a comprar generadores de energía, que se agotaron enseguida porque Israel ha limitado al máximo la entrada o salida de bienes a la franja desde que Hamás expulsó a las fuerzas de Al-Fatah.

La franja, donde ya hay cortes de luz, depende en torno a un cincuenta por ciento de la electricidad israelí.

En el plan de represalias contra Gaza que prepara, el Ministerio israelí de Defensa estudia la posibilidad de cortar la electricidad a Gaza durante varias horas por cada cohete artesanal que caiga en Israel.

La cúpula militar decidió hace unos días cortar la energía un par de horas por la tarde o la noche a Beit Hanun, la zona del norte de Gaza que emplean las milicias palestinas para lanzar sus proyectiles contra Israel.

El Ejército israelí, que en junio del pasado año bombardeó la única central eléctrica de Gaza, quiere ahora cortar la única de sus cinco líneas de electricidad a la franja que no alimenta a una base militar propia en la frontera o a barrios de la ciudad de Gaza con hospitales, según "Haaretz".

La cúpula militar se opone, sin embargo, a cortar el agua a Gaza, donde un ochenta por ciento de la población vive de la ayuda humanitaria, la mayor tasa mundial de dependencia de asistencia alimentaria, según la portavoz del Fondo para la Agricultura y la Alimentación (FAO) de Naciones Unidas, Kristie Campbell.

En contraposición a Gaza, los altos mandos decidieron retirar algunas restricciones al movimiento de los palestinos en Cisjordania, controlada por la Autoridad Nacional Palestina del presidente Mahmud Abás, interlocutor de Israel.

Barak aseguró a la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, en su última visita a la región este mes que Israel ha retirado veinticuatro obstáculos físicos y un control militar de carretera en Cisjordania, ocupada por Israel desde la Guerra de los Seis Días de 1967.

El número de retenes y controles militares israelíes en las carreteras de Cisjordania (572) ha aumentado en un 52 por ciento en los últimos dos años, según un informe de agosto de la Oficina de Coordinación Humanitaria (OCHA) de la ONU. EFE